Justicia Restaurativa y Mediación Penal y Penitenciaria

 

El horizonte desde el que creo que debe contemplarse la mediación en el ámbito penal y penitenciario es la Justicia Restuarativa.

Entiendo con Julián Ríos Martín por Justicia Restaurativa, en sentido amplio, “la filosofía y el método de resolver los conflictos que atienden prioritariamente a la protección de la víctima y al restablecimiento de la paz social, mediante el diálogo comunitario y el encuentro personal entre los directamente afectados, con el objeto de satisfacer de modo efectivo las necesidades puestas de manifiesto por los mismos, devolviéndoles una parte significativa de la disponibilidad sobre el proceso y sus eventuales soluciones, procurando la responsabilización del infractor y la reparación de las heridas personales y sociales provocadas por el delito”.

Desde esta perspectiva, el mediador acompaña al infractor y a la víctima en ese proceso de responsabilización del infractor y de reparación de las heridas personales de la víctima, así como en el proceso de recuperación de la dignidad como ser humano del infractor, dignidad que le es devuelta, de alguna manera, en ese encuentro restaurativo por la víctima del delito.

La mediación, que puede tener lugar en cualquier momento del procedimiento penal, también puede tener lugar en la fase de ejecución de la sentencia y, en concreto, durante su estancia en el centro penitenciario en el que esté cumpliendo condena.

La Asociación para la Mediación, el Encuentro y la Escucha (AMEE), asociación sin ánimo de lucro que nació en Madrid en julio de 2013 tiene como objetivo fundamental la mediación en conflictos con las herramientas de la Comunicación No Violenta, y los Círculos Restaurativos. Y ello, tras haber experimentado y vivido los cambios profundos que se producen cuando en un conflicto sus intervinientes se expresan de manera honesta, compartiendo sus necesidades vitales sustanciales, y son escuchados de manera empática.

En concreto, a día de hoy, AMEE se encuentra trabajando en el Centro Penitenciario de Madrid I (Mujeres), implantando un Programa de Justicia Restaurativa y Mediación Penal y Penitenciaria, con el que se pretende que todo el entorno del centro penitenciario viva el paradigma de la Justicia Restaurativa.

Los objetivos primordiales del programa se refieren a dos ámbitos concretos: Por un lado, la Asociación tiene como objetivo la consecución de “Encuentros restaurativos” entre las internas del centro y las víctimas de sus delitos que se encuentran en el exterior. En esos encuentros la víctima podrá expresarse respecto del daño y sufrimiento vividos por el delito cometido, algo que es recogido por la interna autora de ese daño. Además de ello, la interna autora del delito también se expresa y responsabiliza por los hechos cometidos, y procura igualmente una reparación del daño causado.

Y, por otro lado, pretendemos, también como objetivo primordial, la pacificación de los conflictos dentro del centro penitenciario, conflictos, que tienen lugar, sobre todo, entre las internas, conflictos que pueden dar lugar, incluso, a activar la vía disciplinaria, con las consecuencias muy negativas que puede tener para las internas.

Con todo ello se pretende aportar a la mejor convivencia dentro del centro penitenciario, así como dotar a las internas de herramientas para la resolución de conflictos cuando adquieran la libertad, sin que pasen por la vía de la violencia en cualquiera de sus versiones.